Archivo de la etiqueta: Autores

Reseña de “La elegancia del Erizo”

Me gustan los regalos, ¿a quién no?, y además, ¡que te regalen un libro!! Está buenísimo. ☺

El libro tiene buen ritmo, se divide en 3 partes, (aunque para mí, los libros tienen siempre dos, la primera mitad y la segunda mitad). Y así se los cuento:

Para la primera parte me parecía un libro del tipo “aleccionador”, sutilmente pretencioso, muy adecuado para una historia parisina y clasista, lleno de estereotipos; los ricos, los pobres; los inteligentes, los tontos; los cultos, los incultos. Sin embargo, (así como el erizo), resulta que no es lo que parece. La segunda parte del libro entreteje la historia de Renee, una mujer de 54 años de edad, portera del número 7 de la calle de Granelle, y de Paloma, una niña de 12 años que discurre entre observar los movimientos del mundo y encontrar ideas profundas para compartir.

Así que leer “la elegancia del erizo” es, en su primera parte, como subir las escaleras rectas e incómodas de una altísima (y divertida) resbaladilla de caracol, para la segunda parte sólo queda deslizarse hacia el final.

Habría que advertir que se pierde algo en la traducción al castellano y que ciertamente el sentido del humor francés es distinto del nuestro, (y cuando digo “nuestro” me estoy refiriendo al de México, aunque tal vez ni eso, cuando pienso que Santiago siempre dice que el mío es un “sentido del humor muy solitario”). El caso es que el libro me ha conmovido y he tenido que salir a caminar después de terminar su lectura.

La novela es perfecta de principio a fin. Llena de referencias artísticas, filosóficas y musicales. La felicidad, la belleza, lo efímero y lo eterno se conjuntan para hacer una propuesta sobre la fórmula de la vida, la razón de la muerte y el dolor como el gran maestro de las lecciones que nos transforman.

Aunque no fui completamente feliz con la traducción y la parte del libro que tiene una tendencia aleccionadora, la sencillez de los personajes lo vale todo. Hay que esperar a que el libro se apacigüe dentro de uno. Calmar la sensación de inoportuno, perturbador y estremecedor, o ¿seré yo que con los años me he puesto más chillona?, o ¿será que conecta con los anhelos, lo sublime de la belleza, la literatura, la gramática, la pintura, la música?, o ¿será el argumento estremecedor de que nos dirigimos a nuestro destino sin ninguna posibilidad de eludirlo? Y es que a veces, liberarte, sanar, ser valiente no basta.

Si este libro fuera parte de un menú sería un té de jazmín, o un sashimi con sake, una comida japonesa que disfrutas con tu mejor amiga en una tarde como la de los días que no sabes de qué va, porque comienzan con lluvia y luego hay sol. (O al revés).

 

Datos Bibliográficos

“La elegancia del erizo”

Muriel Barbery

Seix Barral Biblioteca Formentor

Título original en francés “L´èlègance du hèrisson”

2008, Editorial Planeta Mexicana, S.A  de C.V.

Primera edición impresa en México: noviembre de 2008

ISBN: 978-607-7-00033-4

Impreso en México, D.F.

367, páginas

Reseña “Mi planta de naranja – lima”

Mi planta de naranja – lima
Autor: José Mauro de Vasconcelos
Editorial El Ateneo, 2003 42ª. Ed. Buenos Aires
4ª edición, 14ª reimpresión, julio 20014
Impreso en México
N° páginas, 178
Título original: O Meu Pé de Laranja Lima
Traductora: Haydeé M. Jofre Barroso
ISBN 978-607-9043-44-5

Es un libro de literatura infantil y juvenil que nos presenta una historia en dos partes. La primera parte nos introduce en el mundo de un pequeñito de 5 años, precoz, interesado particularmente en las palabras difíciles de las que va descubriendo el significado a medida que crece, la historia se sitúa en Bangú, Rio de Janeiro. Lugar y personajes son descritos a través de la imaginación de Zezé, que transforma un corral en un zoológico, donde una gallina negra bien puede ser también una pantera salvaje y unos matorrales la entrada a la selva amazónica. Zezé lleva dentro de su pecho un pajarito que le ayuda a descubrir cosas y que también se encarga de poner música en su corazón. Zezé habla con todo, y todo le habla.

El niño y su familia se mudan a una casa nueva. Ahí, en una zanja, encuentra una planta de naranja – lima, pequeñita, como él. La planta nos cuenta que “los árboles hablan por todas partes, por las hojas, por las ramas, por las raíces…” y sus troncos guardan un corazón que también palpita. Los dos se hacen amigos y la planta de naranja – lima se convierte en “la cosa más linda del mundo”.

En la segunda parte del libro, se describe una serie de sucesos concatenados, una historia estructurada que parece ser contada desde el recuerdo y la racionalidad del autor, con el sentimiento entrañable y vivo del pequeñito que susurra su historia a nuestros oídos mientras estremece nuestro corazón.

Así, “Mi planta de naranja lima” es un libro que nos cuenta de la ingenuidad y travesuras que lleva dentro el alma de niño, y la brecha que se abre entre él y el mundo adulto cuando hay incomprensión, y falta de atención. Zezé deja libre al pajarito que habita en su pecho, y al soltarlo, el pensamiento va tomando control de todo, mente y corazón. El niño crece, demasiado pronto, le arrancan de raíz su plantita de naranja – lima.

El autor, a través de las páginas va anunciando poco a poco, suavemente  y casi sin darnos cuenta los primeros encuentros con personajes clave, aproximaciones sutiles a las situaciones que más adelante le dan un giro completamente inesperado a la historia. Así como sucede en la vida, cuando un día llega un desconocido que será encargado de cambiarnos la existencia para siempre y quizá convertirse después en la persona más querida, la que dejará en nuestra vida su huella imborrable, recuerdos entrañables y siempre significativos.

La historia de Zezé está llena de bondad, dedicación y ternura, palabras amables con las que habría que tratar siempre a los niños pequeños, con ellas levantar puentes entre los mundos de niño y de adulto que nos permitan recordar nuestra infancia y desde ahí, ser para ellos, tomarlos de la mano cariñosamente y acompañarlos, mientras nos dura la vida.

Una lectura totalmente recomendable escrito en 1968, el escritor narra las experiencias de su propia niñez, es un referente de la literatura brasileña en todo el mundo. Su autor falleció el 24 de julio de 1984 en Sao Paulo.

Ensayo sobre la ceguera – Reseña

Libro: Ensayo sobre la ceguera
Autor: José Saramago
Editorial: Alfaguara, 2009
N° de Páginas, 416
Lengua: Castellano
ISBN 9788420472296

La historia ocurre en alguna cuidad de cualquier país, un sujeto de pronto se queda ciego mientras se encuentra en su auto, esperando a que el semáforo cambie de rojo a verde.

El primer ciego visita el consultorio de un oftalmólogo y ahí encontramos a los personajes que serán contagiados por esta “ceguera blanca”. El primer ciego y su mujer, el médico oftalmólogo y su esposa, la chica de las gafas oscuras, el niño estrábico y el hombre mayor que sólo tiene un ojo.

Las autoridades sanitarias confinan a la población contagiada a una cuarentena en las instalaciones abandonadas de un manicomio y ahí la primera parte de la historia nos muestra que con la ceguera viene la indignidad, y más abajo, como cayendo en una espiral sin fondo, la abyección, miseria y muerte.

Empujados por el instinto de supervivencia este grupo de ciegos inicia un camino de regreso a la ciudad, lugar en el que sobreviven algunos ciegos que se han vuelto nómadas cuyo único propósito es salir a las calles a buscar alimento. Resistencia mental que obliga luego al cuerpo a no darse por vencido ante las vicisitudes de lo que deja de ser cotidiano y se convierte en primitivo.

En cierta parte de esta historia se narra un momento en el que la lluvia cae de madrugada, esa mañana, las mujeres de la historia salen a lavar las ropas que acompañaron al grupo de ciegos en su recorrido desde lo escatológico hasta su redención.

El personaje más importante tiene los ojos en el corazón, es leal, justo, valiente, compasivo y está dispuesto a sobrevivir. Es la mejor versión de sí misma y eso basta para salvarlos a todos.

“Ensayo sobre la ceguera” invita a la reflexión sobre si las circunstancias nos convierten en lo que somos o bien, las circunstancias solo ocurren, y cada uno elige con ellas vivir nuestra animalidad más salvaje o nuestra humanidad más sublime.

Ser ciego, en algún sentido metafórico, tiene que ver con sentir miedo. Cuando la violencia cimbra nuestra humanidad, hay que buscar la bondad en uno mismo para comenzar desde ahí a cambiarlo todo.

La mujer rota

La mujer rota

Datos Bibliográficos

“La mujer rota”

Simone De Beauvoir

Título original en francés “Lage de la Discrétion. Monolegue. La Femme Rompue”

D.R. 2015, Penguin Random House Grupo Editorial S.A. de C.V.

Impreso en México, D.F.

205, páginas

La mujer rota contiene 3 relatos, escritos desde la incomprensión, la soledad, la desesperación, la ira, desde el fracaso.

El primer relato es “La edad de la discreción” nos cuenta la historia de una escritora casada con un científico que también es madre, bajo este rol, coloca algunas de sus expectativas en el hijo para que tenga la misma visión del mundo. En algún punto el hijo decide diferente, elige distinto de sus padres y esto supone una ruptura con la madre. A esta circunstancia se suma un distanciamiento con su pareja y la crítica negativa de su más reciente publicación.

“Monólogo” es el segundo, relato frío escrito con la dureza de lo injusto. Recuerdos de toda una vida llena de resentimientos con una visión constante de víctima, en la que todos alrededor son culpables por algo. Encuentra su punto más crítico cuando nos describe el suicidio de la hija:

̶ “He sido la mejor de las madres. Más tarde me lo habrías agradecido”̶   página 92.

Se auto compadece al mirar sus fotos, lleva muerta siete  años, y ella lleva sola los mismos años. Se descubre indiscretamente en egoísmos, remordimientos, envidias, intolerancias, amarguras, rencores arraigados contra todos, exigiendo a Dios una revancha.

“La mujer rota” es el último de los relatos, está narrado a manera de diario que comienza a escribirse en el mes de septiembre y termina alrededor de seis meses después. Mucho tiempo para identificar el desmoronamiento de un matrimonio que se mantuvo algo más de 20 años. Parece que el marido la lleva de la mano por una muerte lenta y dolorosa hasta dejarla casi morir en el umbral del abandono.

Hay una constante en las historias, las mujeres rotas coinciden en que no son dueñas de sí, colocaron de forma voluntaria una parte de ellas mismas en los otros. Sus logros, sus momentos felices, sus satisfacciones, sus éxitos están puestos en la vida de los hijos, del marido, del  matrimonio, de la casa, o cualquier circunstancia colocada fuera de ellas mismas. Por eso necesitan de lo externo para recuperarse. Pero esto no sucede, porque en la vida tampoco sucede así.

Es una lectura que hay que tomar con seriedad, “la mente es tierra fértil”, y estas letras te arrastran en sentires negativos, en pensamientos oscuros y en los sinsabores de la vida.

Como dice la autora “hay una parte de fracaso en toda existencia“, todas llevamos un poco de estas mujeres rotas dentro del corazón, hay que sacarlas de su soledad y aliviarlas, enfrentando el fracaso con todo su contexto, sacudiéndose el disfraz de víctima, trabajando la empatía con las otras mujeres, porque tampoco es casualidad que la circunstancia que pone en jaque cada historia es también disparada por otra mujer, la nuera, la hija, la amante. Todas mujeres, todas así.

Vero Saldaña

“Ser cada día una mejor versión de mí misma” es el mantra que me acompaña para cumplir con mi propósito de vida: vivir el bien estar.

De niña aprendí que la búsqueda de la perfección era el estímulo necesario para ser exitosa, una creencia que definía mi identidad en función de lo que hacía, siendo mi incansable compañera de viaje la exigencia y mi eterno enemigo el error.

Contándome esta historia pude alcanzar “éxitos” fugaces, que dejaron en mi camino mucha gente herida, sobajada, minimizada y vilipendiada, pues al ser esclava de la perfección desarrollé la ceguera emocional, un anestésico perfecto que me permitiría vivir “en paz”, lejos del dolor que me provocaba equivocarme. Pero qué es un anestésico, sino una pérdida de sensibilidad generalizada.

Cuando me anestesié, perdí la conexión con el mundo, y desde ese estado, mientras más me esforzaba por llegar a la cima, más bajo caía.

Hoy he logrado reconciliarme conmigo misma, y descubrí que al cambiar yo, cambiaba al mundo (y no al revés), mi propósito de vida es ser feliz, logré redefinir el significado de éxito hasta convertir a la excelencia en mi incansable compañera y al error en mi eterno aliado.

Acompáñame en este proceso de autodescubrimiento y empoderamiento. Un camino donde aprenderás distinciones que abrirán nuevas posibilidades para convertirte en lo que quieres ser.

Alicia y el grifo

La autoritaria reina, que parece sufrir de continuos e incontrolables accesos de ira, va por el reino gritando furiosa su instrucción ¡que le corten la cabeza!

Los personajes que parecen apreciar sus cabezas huyen, escapan, eluden, se esconden, obedecen. Sin embargo el grifo la mira con ojos distintos, casi amable. El grifo explica “todo en ella es gracioso”, y continúa, “tú debes saber que eso de las ejecuciones es pura imaginación, aquí no se ejecuta a nadie”.

Esta es mi parte favorita del cuento, donde este país es en verdad maravilloso, un lugar eterno en el que no muere nadie.

Entre líneas también refiere esta interacción entre el malvado y la víctima. Sin el segundo, tampoco existe el primero. Nos relacionamos con los demás a partir de lo que pensamos que es el otro.

El autoritario necesita de la sumisión y el temor infundido en los otros para actuar como tal. El miedo surge a partir de la idea de perder algo que consideramos nuestro, lo mismo puede ser la cabeza, el trabajo, la vida, la casa, o cualquier otra cosa en la que se quiera pensar.

Sentir que algo es nuestro nos conmina a cuidarlo. Por el contrario, pensar en perderlo cuando no estamos dispuestos, es el primer rastro de que el miedo nos habita.

El autoritario tiene su escenario para actuar así. Un cuento con muchos personajes que son piezas de baraja, pequeñas, frágiles, como de cartón.

La claridad de pensamiento del grifo nos regala una mirada diferente sobre el personaje de la reina y nos invita a verla con simpatía. La reina es acaso el personaje más divertido del cuento.

Pensemos ahora en nuestro país de las maravillas, identifiquemos al personaje que nos infunde miedo, enojo, al que sentimos injusto, alguno de nuestros villanos. Podría ser el familiar intratable, el jefe, el mal gobernante, el director, el profesor que somete, ese personaje que anda por ahí, con el que alguna vez hemos tenido que tratar y miremos de nuevo a través de los ojos del grifo. No puede quitarnos nada, todo es pura ilusión.

En nuestra mente habitan nuestros miedos. La muerte, la enfermedad, la soledad, la escasez, nacen en un pensamiento. Recordar que estamos seguros, a salvo, que la vida tiene el propósito de revelar luz y consciencia nos ayuda a entender que aquí también todo es fantasía.

Proyectamos nuestros pensamientos a la realidad. La vida es la gran oportunidad de desbordar nuestra imaginación, con todo su magnífico potencial creativo.

No hay víctimas, hay voluntarios.

Nuestra historia parece organizada para representar algún tipo de personaje mientras las circunstancias van cambiando y ajustándose. Siempre podemos elegir ser Alicia, o el grifo, o la reina, o el sombrerero, o alguna baraja o tomar lo mejor de cada uno en diferentes momentos.

En el último capítulo del cuento, casi antes de despertar, Alicia recupera su tamaño real, y con la seguridad que encuentra en su dimensión se rehúsa a seguir las órdenes de la reina. Con esto refiero a que todos somos responsables de la creación y el mantenimiento de nuestros autoritarios. Hasta el momento en que decidas escuchar al grifo y mirarlo con empatía.

Hay que ser valientes. Vencer los miedos. Incluso a que te corten la cabeza. Los temores, las penas y turbaciones nacen en los pensamientos y son sólo ideas. Traerlos a la luz de la consciencia es traer claridad y paz a nuestra vida.

Datos Bibliográficos:

Autor: Lewis Carroll

Libro: Alicia en el país de las maravillas

4ta edición, México, D.F. febrero 2014

Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V.

160 páginas

Las intermitencias de la muerte

Autor: José Saramago

“Al día siguiente no murió nadie…”

Llegó a mis manos el libro de José Saramago, un regalo sincero de manos de una buena amiga, mujer extraordinaria que supo detectar, en nuestras largas platicas de amigas, mi inclinación y empatía con la muerte, personaje principal de este libro.

Las intermitencias de la muerte es una historia redonda, perfecta, infinita. Si este libro fuera equiparable a una comida pensaría en un rico aperitivo, un plato fuerte, un postre, un café, es una comida completa.

Un día primero del año ocurre que nadie muere, ni al día siguiente, tampoco el siguiente. Desconcierto, entusiasmo popular, perturbación.

Un país, un jefe de gobierno, un pueblo, una reina, un cardenal, un Dios, algunos gremios afectados como el funerario, el médico y la catástrofe, porque nadie muere. El tiempo sigue pasando y los “no vivos” se quedan suspendidos entre la “no vida” y la “no muerte”.

El gobierno organiza comisiones interdisciplinarias para investigar las razones de lo que ocurre, representantes religiosos, filósofos intentan averiguar qué ocurre y cómo se vislumbra un futuro sin muerte.

Entre los argumentos destaca una reflexión sobre lo que ocurre, “filosofar es aprender a morir” – Monsieur de Montaigne.

La familia campesina que habita en una aldea a pocos kilómetros de la frontera con sus dos parientes en “estado de vida suspendida” cruzaron la frontera, el abuelo y el pequeño hijo engañando a la muerte.

Los vecinos, la denuncia, la condena social, los periódicos, la degradación de los valores familiares, las otras carretas, las otras mulas, las relaciones internacionales junto con las prohibiciones gubernamentales, el surgimiento de la delincuencia organizada, oportuna e ilegal.

La primera mitad del libro nos cuenta una historia de un país que se parece bastante al nuestro, con su pueblo, sus pecados, su falta de valores, el desdibujo de lo correcto que se convierte en lo incorrecto. La política dirigida, las mentiras, la doble moral, la delincuencia, la corrupción, la confusión.

Saramago nos describe con extraordinario sentido del humor las inconveniencias de la inmortalidad. No morir tampoco detiene el tiempo, ni las enfermedades, ni la tragedia,  sí deja suspendidos en un estado de “no muerte”.

La segunda mitad del libro, la protagonista de la historia es presentada como la muerte, así con minúscula, ella que es grande, que nos observa y se conmueve. La que ha acompañado a la humanidad desde siempre, humilde y generosa, inteligente y femenina.

La muerte observa poderosa desde su omnipresencia y en algún punto de la historia se concentra en un humano, un músico chelista que por alguna extraña circunstancia parece escaparse a su destino final.

La música, la literatura, la cotidianidad de una tarde en un parque ordenan la historia para descubrir cómo llegará a su muerte el chelista.

La muerte se viste con el cuerpo de mujer, se acomoda la piel y la sonrisa…

“Las intermitencias de la muerte” nos presenta a una muerte bondadosa, reflexiva, comprometida, determinada, curiosa. Una muerte que paradójicamente, desde su eternidad y su magnífica grandeza, una noche es vencida por el sueño, ella, la que nunca duerme, la que nunca descansa, y “al día siguiente no murió nadie…”.

Agua Viva

Autor: Clarice Lispector

Si “Agua Viva” fuera parte de un menú, sería un té, fresco, suave, ligero. “Agua Viva” tiene forma de espiral, es un libro intuitivo, subjetivo, personal. Una lectura en la que hay que abrazarse a las letras y fluir con ellas. Es un libro con un corazón que palpita en cada página, es sugerente y representativo.

Este libro llegó a mí a través de una recomendación de la que tomé nota en el  taller de “Las felinas del siglo XX” impartido de forma extraordinaria por Elisa Queijero donde nos presenta a la autora Clarice Lispector como una de las felinas. Lispector es considerada una de las más importantes escritoras brasileñas, periodista y escritora de la que se cita “lo indecible me será dado solamente a través del lenguaje”.

“Agua Viva” es una narrativa existencialista, una introspección que trata de atrapar el instante y describirlo; un relato constante del momento presente que intenta no detenerse ante los límites del lenguaje y las palabras que aún no han sido inventadas. Destaca entre sus líneas la forma de describir las personalidades de las flores, las silvestres, las delicadas, la violeta introspectiva, el tulipán, la orquídea, el girasol, el crisantemo, por supuesto la rosa. El libro es una hermosa rosa.